Buena VOZ = Buen LOCUTOR, ¿SÍ o NO?

Locutor, LOCUCIÓN y voz.

Hola, ¿cómo estás? Espero que bien. Hoy voy a contestar una pregunta eterna sobre el mundo de la LOCUCIÓN y que me hice yo también en su momento.La pregunta es la siguiente: ¿tener una buena VOZ es lo más importante a la hora de ser un buen locutor? O dicho de otra manera, ¿tener una buena VOZ es lo más importante a la hora de ponerse delante de un micrófono? Evidentemente tener una buena voz está muy bien, pero para mí hay dos cosas más interesantes profesionalmente: una es la técnica vocal y la otra es tener herramientas que den naturalidad y veracidad a tu LOCUCIÓN.
Técnica vocal, ¿por qué? La técnica vocal te va a dar manejo de tu instrumento. Es decir, vas a sacar mayor rendimiento a tu voz. Vas a trabajar con más comodidad y a transitar fácilmente por grabes, medios y agudos, con lo cual vas a tener más registros. Y a colación de lo que estamos hablando vas a adquirir más resonancia y armónicos en tu voz. Por lo que esa voz que tú consideras normal o incluso anodina, como mínimo se va a convertir en una VOZ atractiva.

Imaginemos que ya tienes técnica vocal, que manejas rasgos prosódicos, que creas diferentes atmósferas con tu LOCUCIÓN; bajas el volumen, bajas el tono y creas un ambiente de misterio, por ejemplo. Esto está muy bien, pero es sólo estética. Ahora necesitas dar NATURALIDAD y VERACIDAD a tu locución. Y esto es lo que para mí marca la diferencia. Una de las cosas interesantes para conseguir este objetivo es dar puntos orgánicos a tu locución. Y tú dirás, ¿qué es esto de orgánico? Te pongo un ejemplo. Cuando te atragantas, tu cuerpo reacciona orgánicamente tosiendo y esto es algo natural, espontáneo, no fingido y por tanto veraz. Así que, si consigues tener una LOCUCIÓN ORGÁNICA tendrás lo que es para mí el tesoro del comunicador: naturalidad y veracidad.

Y ahora dirás, ¿cómo se hace eso? Te voy a poner un ejemplo con un ejercicio que hago con algunos de mis alumnos para empezar a transformar un texto escrito en una locución orgánica. Cuando hablamos, todos apoyamos las palabras en gestos en mayor o menor medida y esto es algo orgánico. Fíjate en el vídeo lo que ha sucedido con el todos. La propia palabra genera una gesticulación, una acción física. Esto se llama dinámica de las palabras y surge de manera orgánica en una comunicación real. Así que, vamos a coger esta dinámica del “todos” y la vamos a aplicar a un texto escrito para empezar a jugar con una LOCUCIÓN más natural y más veraz.
Te pongo el ejemplo con una frase de un spot: “Televisión Española, la televisión de TODOS y cada uno” En este caso aplicamos en el vídeo la dinámica al “todos” de esta frase.
Ahora bien, no tienes que confundir estas dinámicas con dibujar con el gesto el patrón estético de tu locución(véase el ejemplo de la locución del vídeo).

Evidentemente este ejercicio esta dentro de un proceso así que si no te sale no pasa nada. Y si te sale, perfecto.

Para terminar, sólo aclarar dos dudas que surgieron el otro día y quiero dejar claras por si tú también las tienes.
¿Estética? Estética sí. Pero Estética +naturalidad +veracidad= Mejor LOCUCIÓN, Mejor ACTING= Mejor COMUNICADOR.
Y la siguiente: ¿qué pasa si mi gesticulación en las dinámicas son muy grandes y estoy delante de una cámara? Evidentemente se pueden adaptar, pero además hay otras muchas herramientas para empezar a jugar con una locución más veraz y más natural.
Pues hasta aquí. Un placer. Te veo pronto.

Un pensamiento en “Buena VOZ = Buen LOCUTOR, ¿SÍ o NO?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.